Dorsch, F. (1991). Diccionario de la Psicología. Barcelona: Herder, pp. 474-475

 Se entiende por memoria el hecho de que entre los procesos conscientes hay algunos que deben considerarse como efecto ulterior de procesos que transcurrieron anteriormente, y que son vividos por el sujeto con el conocimiento de que se de impresiones que se tuvieron antes. Las manifestaciones de la memoria pueden clasificarse escencialmente en dos clases: reconocimiento y recuerdos de percepción en forma de representaciones. El conocimiento se examina por selección de elementos, entre series de elementos antiguos y nuevos; y el recuerdo, por reproducción mediante libre evocación y asociación a pares.  

Para la explicación de los fenómenos de la memoria se supome que las vivencias dejan huellas una vez desaparecidas. Estas huellas se conciben como procesos dinámicos, generalmente eléctricos o como huellas estáticas.  

Existen dos tipos de memoria, la de corto plazo, que es una retención inmediata que se almacena para posteriores procesamientos, la pérdida de esta memoria no parece producirse por destrucción de las huellas, sino por almacenamiento de nuevas unidades que expulsan las antiguas; y la memoria a largo plazo que es un modelo de memoria inspirado en la teoría de la información.

Miriam Cabello